Skip to main content

Acné

El acné vulgar representa un trastorno muy frecuente, especialmente en la edad adolescente (10-20 años), aunque también puede aparecer en los adultos.

El origen de la enfermedad está en el folículo pilosebáceo (compuesto por el pelo y la glándula sebácea) .Una serie de factores como la alteración de la secrección de grasa o sebo, de la queratinización del folículo, así como la invasión de algunas bacterias, van a provocar el taponamiento del folículo (comedón, punto negro o espinilla). Posteriormente pueden aparecer lesiones pápulo-pustulosas (granos rojos), nódulos y/o quistes, que sin un tratamiento adecuado pueden causar cicatrices antiestéticas.

El diagnóstico siempre es clínico, pero el dermatólogo debe descartar una posible causa orgánica o externa como causa de la enfermedad.

Existen otros tipos de acné menos frecuentes, que deberán ser identificados por el médico, como el acné yatrogénico (por fármacos), acné conglobata, acné queloideo…

El tratamiento dependerá de la gravedad y extensión de la enfermedad. No obstante, además de los tratamientos pautados por el dermatólogo, la constancia, una adecuada higiene diaria con jabones desengrasantes y evitar el uso de cremas grasas (comedogénicas) conseguiran un resultado exitoso.

Por último recordar que no se deben de manipular las lesiones para evitar cicatrices o marcas indeseadas.

FALSOS MITOS Y REALIDADES SOBRE EL ACNÉ

  1. La dieta no contribuye al desarrollo o al empeoramiento del acné.
  2. El acné tiende a mejorar en los meses de verano y empeorar en el invierno.
  3. El estrés puede empeorar la evolución del acné.
  4. La actividad física por aumento de la sudoración, así como el exceso de lavado, pueden agravar el acné.
  5. El éxito del tratamiento del acné requiere constancia e implicación por parte del paciente.
  6. La higiene facial y corporal con jabones adecuados es imprescindible como base de todo tratamiento para el acné.
  7. Es importante usar cremas no comedogénicas, libres de grasa  (oil free) para evitar aumentar el exceso de grasa ya existente.