Skip to main content

Alopecia

Los pelo se recambian, de forma fisiológica, diariamente.  La alopecia o calvicie es la caída de más de 70-100 pelos al día (recambio fisiológico), ya que en menor cantidad es algo normal. En algunos casos más que una caída, lo que ocurre es una miniaturización del pelo.La afectación más frecuente es en el cuero cabelludo, aunque también puede afectar a cejas, pestañas, axilas o todo el cuerpo.

LAS FASES DEL PELO:

En el crecimiento del pelo se identifican tres fases. Este proceso tarda en completarse entre 2 y 6 años. En la fase de crecimiento o anagénica, el pelo crece aproximadamente 1 cm al mes y es en la que se encuentran el 90% del cabello. El resto se encuentran en la fase catagénica o de estabilidad, que dura aproximadamente 1 mes o en fase telogénica o de caída, período en el que hay un pelo que cae y uno que crece. 

Hay múltiples causas de caída del cabello; por eso no existe un «crecepelo» universal por lo que los tratamientos tendrán que individualizarse según la causa:

Estados carenciales: el déficit de hierro, minerales, aminoácidos y/o vitaminas pueden originar una pérdida de pelo. El tratamiento será la restitución del elemento deficitario.

Estrés y ansiedad: pueden provocar una caída execesiva del cabello, que suele recuperarse una vez superada la situación.

Tiroides: ciertas enfermedades del tiroides pueden asociarse con la caída del cabello; se controlan con un tratamiento de reposición hormonal tiroideo.

Medicamentos: los anticonceptivos, anticoagulantes o algunos antidepresivos, entre otros, pueden provocar la caída del cabello, revirtiendo la caída cuando son eliminados.

El parto: entre el 3-5º mes de haber dado  luz hay una caída normal, que puede ser intensa,  que revierte de forma espontánea con el tiempo.

Enfermedades: la alopecia también puede ser el signo inicial de algunas enfermedades sistémicas como la diabetes, el lupus eritematoso, el cáncer, etc

TIPOS ALOPECIA:

ALOPECIA ANDROGENÉTICA:

Es la más frecuente. Salvo que haya una enfermedad hormonal subyacente, no se debe de considerar una enfermedad, sino  una expresión genética. Es una alopecia progresiva, en la que los pelos se miniaturizan y que afecta tanto a mujeres como hombres. Existen tratamientos eficaces  tanto para frenar la progresión o incluso recuperar el pelo perdido.

ALOPECIA AREATA:

Es una enfermedad autoinmune, mas frecuente en gente joven. Se caracteriza por áreas sin pelo,  en el cuero cabelludo u otras regiones pilosas (barba, cejas, etc.), que comienzan como pequeños redondeles que crecen excéntricamente. Pueden tener asociación con otras enfermedades autoinmunes y el estrés puede ser su desencadenante. El pronóstico dependerá de la extensión y del tiempo de evolución, por lo que es recomendable un tratamiento precoz. Cuando se pierde todo el vello corporal se denomina alopecia universal. Hay que instaurar un tratamiento temprano para evitar llegar a esta situación.

ALOPECIA CICATRICIAL:

Engloba un grupo heterogéneo de enfermedades que destruyen el folículo piloso y lo reemplazan por una cicatriz, causando la pérdida permanente del cabello.

Se clasifican en primarias y secundarias, siendo las primarias aquellas en la que el folículo del pelo es la diana de un proceso inflamatorio destructivo. El LIQUEN PLANO pertenece a este grupo. Es una enfermedad de etiología desconocida pero de carácter autoinmune, que puede afectar piel, mucosas y pelo. Los folículos pilosos son atacados por el sistema inmune del paciente (autoinmune), provocando una fibrosis y eliminación del pelo asociando una alopecia o pérdida irreversible. Es importante un diagnóstico y tratamiento precoz para frenar este proceso.
Cuando afecta a la línea de implantación del pelo y/o las cejas, provoca lo que coloquial-mente se denomina  ALOPECIA FRONTAL FIBROSANTE.

Otras enfermedades autoinmunes  también pueden provocar este tipo de alopecia.

En las secundarias, la destrucción del folículo piloso es debida a un incidente o lesión externa,  como infecciones graves, quemaduras, radiación o tumores, etc.