Skip to main content

Dermatología Pediátrica

Los niños y bebés no son adultos pequeño, por lo que su piel tampoco es igual.

 La dermatología pediátrica se ocupa de los cuidados específicos de la piel de los niños. 

La piel en la infancia no esta completamente desarrollada, especialmente la capa más externa o epidermis. Es más delgada y provoca una mayor pérdida de agua y calor. Como  consecuencia están más indefensos  a agentes externos, infecciosos  (bacterias, virus o parásitos) y químicos.

Todo esto hace que los niños tengan algunas enfermedades dermatológicas particulares.

 

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica o eczema atópico es un trastorno inflamatorio de la piel de curso crónico, recidivante y fluctuante, con periodos de recaídas y remisiones. Es una enfermedad muy prevalente, afectando hasta el 15-20% de la población, siendo una de las dermatosis más frecuentes en niños.

La enfermedad se manifiesta en forma de eccema con picor intenso, acompañado de heridas y costras por el rascado, con el aumento de riesgo de infección. Las formas crónicas se acompañan de descamación y engrosamiento de piel.

Las lesiones aunque pueden aparecer en cualquier localización, tienden a ser más frecuentes en los pliegues (rodillas, cuello, parte anterior el codo) y en la cara, especialmente alrededor de la boca, situación exacerbada por la saliva.

TODOS LOS ATÓPICOS tienen una sequedad o xerosis cutánea, ya que su piel tiene un deficit de algunas proteínas y grasas, que provocan un aumento de pérdida de agua. Esta condición les hace propensos a la aparición de eccemas pruriginosos, por lo que la adecuada hidratación es esencial, así como el uso de geles especiales.

Es importante saber que la CONSTITUCION ATOPIA además de la afectación cutánea predispone a alergias, rinitis, asma. Algo que puede estar presente a lo largo de su vida. Por ello el cuidado adecuado de la piel, como hemos explicado anteriormente, es esencial para disminuir la frecuencia de los brotes de eczema. Igualmente el tratamiento precoz y adecuado de los brotes es recomendable.

Dermatitis de contacto/irritativas:

Son reacciones inflamatorias provocadas cuando hay interacción entre la piel y alguna sustancia irritante o sensibilizante (alergia). En los bebes la más frecuente es la DERMATITIS DEL PAÑAL provocada por irritación de la orina y de las heces, junto a la humedad causada por el pañal y en ocasiones agravada por tratamientos inadecuados.

 

Infecciones víricas:

Moluscos contagiosos: Infección vírica muy contagiosa provocada por el Poxvirus, que afecta más frecuentemente a a los niños. Se transmite por contacto directo . Clínicamente se observan unos abultamientos, de pequeño tamaño y del color de la piel, que pueden tener una pequeña depresión central. Ocasionalmente pueden picar pero habitualmente pasan desapercibidos, salvo que se sobreinfecten. Es importante un tratamiento precoz para evitar su diseminación.

Verrugas: Lesiones  víricas, provocadas por el VPH,  son muy frecuentes en los niños, especialmente en pies y manos y en ocasiones en la cara. Su tratamiento es importante para evitar el auto-contagio.

ImpétigoEs una infección frecuente en niños, provocada por una bacteria, generalmente el estafilococo aureus, que es muy contagiosa. Provoca pequeñas lesiones vesiculosas rojizas, que revientan dejando una secreción amarillenta pegajosa, que al secarse forma una costra. Con el tratamiento adecuado el cuadro remite sin secuelas ni cicatrices.

Piojos: Los piojos pueden ser  parásitos habituales  en los niños, que suelen causar un picor intenso en el cuero cabelludo, especialmente en la nuca.

Angiomas: Los angiomas son tumores benignos de los vasos sanguíneos que se manifiestan con manchas o protuberancias rojas. Suelen aparecer al nacimiento o poco tiempo después, por lo que popularmente se conocen también como «antojos» y pueden crecer durante el primer año de vida. La indicación del tratamiento está directamente relacionada con la extensión de la lesión, comportamiento y localización o simplemente por motivos estéticos. En CliDerma disponemos de láseres vasculares selectivos para el manejo de estas lesiones. El tratamiento precoz favorecerá un mejor resultado estético.

Existen muchas otras enfermedades dermatológicas en la infancia, que los dermatólogos reconocen y saben tratar. De igual forma, somos quienes mejor puedemos aconsejar cómo cuidar la piel de los más pequeños para mantenerla saludable y protegerla adecuadamente.

Es importante recordar que la educación del cuidado de la piel debe comenzar en  la edad pediátrica. Entre otros datos resulta interesante destacar que el 80% de la exposición solar recibida a lo largo de la vida es acumulada antes de los 18 años y que las quemaduras solares en la infancia están directamente relacionadas con un mayor riesgo de cancer cutáneo.

Educar a los niños en fotoprotección, hidratación y cuidados de la piel, disminuiran el riesgo de futuras enfermedades dermatológicas.