Skip to main content

Lesiones pigmentadas

Todos tenemos manchas en la piel. Sin embargo, una “mancha” puede no ser únicamente un problema estético, sino que puede ser un signo para el diagnostico de enfermedades subyacentes o un cáncer o una lesión precancerosas. Por ello es recomendable consultar a un dermatólogo, especialmente por aquellas manchas nuevas y persistentes, aunque no produzcan síntomas.

La aparición de lesiones pigmentadas puede estar relacionada con el efecto de la radiación ultravioleta sobre los melanocitos de la epidermis. El melanocito es una célula derivada de la cresta neural que durante el desarrollo del embrión alcanza la unión dermoepidérmica. En su interior están alojados los melanosomas, capaces de sintetizar y almacenar la melanina, el pigmento que nos da el color, nos pone morenos y provocar las manchas. Esa capacidad de sintetizar melanina está influida enormemente por factores hormonales y por la exposición a los rayos ultravioleta solares.

NEVUS MELANOCITICOS

Son los tumores benigno más frecuentes y constituyen un motivo de consulta habitual. Entre un 0,2 y un 2,1% aparecen desde el nacimiento. Los nevus melanocíticos adquiridos son neoplasias benignas producidas por la proliferación de células névicas o nevocitos, melanocitos modificados que pierden su forma dendrítica y tienden a retener pigmento.

Su forma es muy variada, existiendo lesiones delgadas, parcialmente elevadas, cupuliformes, verrugosas, … ,que pueden aparecer en cualquier localización de la superficie cutánea, mucosa y semimucosa. Según su morfología reciben diversos nombres, como se observan en las fotografías (no todas son melanociticas)

 

 

La mayoría de los nevus melanocíticos no precisan tratamiento y un buen seguimiento es más que suficiente para estar tranquilos y convencidos de su benignidad. No obstanteante cualquier cambio o signo de alarma descrito a continuación, es imprescindible la consulta a su dermatólogo.

LENTIGOS SOLARES

Manchas de color marrón localizadas en áreas expuestas como el dorso de manos, los hombros y el escote. Su aparición está íntimamente relacionada con la exposición solar y las quemaduras solares. Su tratamiento solo es necesario por motivos estéticos y  se puede realizar con diferentes láseres y/o peelings químicos.

NEVUS SPILUZ, MANCHAS CAFE CON LECHE, NEVUS DE BECKER

Son manchas, no palpables, marrón claro, que aparecen generalmente en tronco, algunas desde el nacimiento (Spilus, manchas café con leche) y otras en la adolescencia (Nevus de Becker). Son benignas y el problema es puramente estético, pero su importancia radica en que pueden ser signo de otras patología subyacentes más importantes.

Pueden ser tratadas eficazmente con algunos láseres de los que disponemos en la clínica como IPL (luz pulsada intensa) y/o láser Q-Switch.

 

El uso de fotoprotectores solares mayor, es recomendable para evitar la aparición y/o pigmentación de  lesiones nuevas producidas por aumento de la melanina.