Skip to main content

Queratosis seborreas

Es la lesión beninga más frecuente y consultada en dermatología.

 

Suele aparecer a partir de los 30 años y tiene una tendencia familiar. Clínicamente se manifiestan como manchas «pegadas» en la piel, que pueden crecer y abultarse y aparecer en cualquier lugar. Generalmente no producen síntomas y el motivo de consulta suele ser por su rechazo estético. El sol no es está implicado en su aparición.

En ocasiones se pueden parecer a algunos tipos de cáncer cutáneo, por lo que será el dermatólogo quien debe realizar el diagnostico diferencial.

No precisan tratamiento, salvo por motivos estéticos, pero si queremos eliminarlos utilizaremos tratamientos que no dejen cicatriz; en Cliderma disponemos de distintos láseres para conseguir este resultado.