Skip to main content

Reconstrucción de los agujeros de los lóbulos de las orejas

¿Por qué se produce un lóbulo rasgado?

El lóbulo rasgado es consecuencia directa de una división  del lóbulo , habitualmente provocada por el uso mantenido de pendientes, por una atrofia de la grasa de la zona y/o por una o varias tracciones indebidas. También se puede provocar por la retirada de un piercing o por el uso de los dilatadores auriculares. La finalidad de cada intervención va a determinarse por la causa que lo ha producido

  • reconstrucción del lóbulo de la oreja por el uso de pendientes o de dilatadores
  • extirpación del conducto de piel asociado al piercing
  • aumento del grosor del lóbulo de la oreja
  • reducción del lóbulo de la oreja

¿En qué consiste la cirugía?

Es una cirugía sencilla que se realiza bajo anestesia local, resuturando el orificio. Generalmente se recomienda un pequeño colgajo para reforzar la línea de rasgado. El postoperatorio suele ser indoloro y no suelen producirse complicaciones. Tras la cirugía son precisas algunas curas locales que se pueden realizar en el domicilio antes de retirar los puntos.

Los riesgos más frecuentes están relacionados con una posible infección o con el proceso de cicatrización (cicatriz queloidea en personas predispuestas).

¿A quién se recomienda esta cirugía?

Esta indicada en todo paciente que busque una modificación en la estética de su lóbulo. Es cierto que puede estar desaconsejada en personas con una predisposición individual a formar queloides.

Resultados y recomendaciones

Son prácticamente inmediatos a la retirada de puntos. Puede existir una pérdida transitoria de sensibilidad en la zona, aunque no es habitual.  La cicatriz suele ser imperceptible y se camufla con el tiempo.

No se recomienda realizar un nuevo agujero hasta pasados 2 meses para conseguir una mejor maduración de la cicatriz. Tampoco se recomienda realizar el nuevo agujero en la misma línea de la cicatriz por el riego de nuevo rasgado. También podemos utilizar técnicas para mantener el agujero, sin necesidad realizar uno nuevo.