Skip to main content

Angiomas

¿Qué es un angioma?

El angioma o hemangioma es la acumulación de capilares inmaduros en la capa más superficial de la piel, que aparecen antes o poco después del nacimiento.

¿Cual es el tratamiento?

El láser y la IPL son herramientas eficaces para el tratamiento de los angiomas. En concreto los láseres de colorante pulsado, IPL y el Neodimio-YAG. Este último con una capacidad de penetración mayor, es de elección para el tratamiento de lesiones más profundas, como pueden ser los hemangiomas capilares, cavernosos, lagos venosos o telangiectasias profundas o varices (con una coloración más azul-violácea).

El láser, más doloroso, precisa una crema anestésica y frío durante el tratamiento; no así la IPL

¿Cuantas sesiones serán necesarias?

En general se necesita más de una sesión para conseguir un buen resultado, siendo difícil precisar » a priori» cuántas van a ser  necesarias.

¿Qué observaré después de un tratamiento?

Tras el tratamiento de los angiomas y otras «rojeces»  puede haber una acentuación del color, de forma transitoria y reversible.  Cuando tratamos angiomas, se produce inflamación y más o menos efecto purpúrico (moratón) en función del tamaño y profundidad de la lesión, con lo que también variará el tiempo de recuperación (entre 7 y 10 días).

Recomendaciones post- tratamiento

Es mandatorio no exponer la zona   tratada al sol, recomendando fotoprotección e hidratación frecuente. El uso de maquillajes se recomienda a partir de las 24-48 horas. Puede reanudar su actividad normal tras el tratamiento

Es imprescindible, igual que en el resto de tratamientos con láser, utilizar una protección solar de forma estricta (50+) de forma continuada hasta que la piel haya recuperado su tono habitual.

 

¿Existen contraindicaciones para el tratamiento?

, no se realizará el tratamiento en los siguientes casos:

  • Personas que toman medicamentos fotosensibles o anticoagulantes.
  • Exposición solar previa al tratamiento sin fotoprotección.
  • Antecedentes de cicatrización anómala (queloides, cicatriz hipertrófica…).
  • Embarazadas y menores de edad (se valorará cada caso y con autorización familiar).
  • Patología psiquiátrica grave.
  • Enfermedad infecciosa y/o heridas en la zona de tratamiento.
  • Enfermedad pre o neoplásica activa.
  • Tatuaje en zona de tratamiento.
  • Alteraciones de la coagulación (valorar por equipo médico).