Skip to main content

Lipofilling

Técnica novedosa en dermatología estética dónde se utiliza grasa corporal propia para rellenar, de manera natural, aquellas partes del cuerpo que queremos remodelar

¿En qué consiste el lipofilling?

En extraer grasa de alguna parte del cuerpo (abdomen, cintura, muslos, etc.) y usar parte de la misma, como relleno natural, mediante infiltración.

El lipofilling facial elimina la flacidez y repone volumen sin peligro de rechazo, ya que los tejidos injertados son del propio paciente.

Habitualmente se trata de reponer la atrofia de las almohadillas grasas faciales secundarias al envejecimiento: pómulos, cejas, sienes,  surcos nasogenianos, mandíbula, cuello y manos. Además se ha demostrado un efecto hidratante e iluminador de la piel del áre tratada. Es lo que haría el ácido hialurónico pero de una forma más perdurable a medio y largo plazo.

Como se hace

La extracción de la grasa se realiza bajo anestesia local tumescente , mediante unas cánulas especiales, para evitar que los adipocitos (células de grasa) se destruyan. Normalmente se utiliza como zonas donantes la región abdominal, cintura, piernas, etc.. Esa grasa se centrifuga, para separar separar los adipocitos, que son los que nos interesan de otros productos (suero, anestesia, hematíes, etc). Todo en un ambiente esteril.

Cuidados postoperatorios

Tras la extracción, se colocará un vendaje compresivo , durante 48-72 h., en la zona de extracción, para disminuir edemas, hematomas y coaptar el tejido despegado a su lecho profundo.

En la zona de la infiltración no se requiere ningún cuidado especial, salvo la hidratación y masajes suaves. Como en cualquier infiltración, se pueden provocar hematomas por la rotura de pequeños vasos, que serán reabsorbidos de forma espontánea los días siguientes.

Se deben seguir las instrucciones sobre el tratamiento preciso durante la recuperación. De esta manera evitaremos las incomodidades propias del postoperatorio.

La principal ventaja de este sistema es que apenas tiene efectos secundarios. Generalmente se reducen a una pequeña inflamación transitoria de las zonas de extracción de la grasa y en las de inyección.

Los resultados
Los resultados son inmediatos. En las semanas posteriores puede haber una perdida parcial del implante, que se intenta soslayar aumentando el volumen de inyección. Siempre es posible retocar, si fuera necesario , unos meses después.  Pasado este periodo, el resultado se puede dar por estable y las variaciones que ocurran desde entonces (envejecimiento, cambios de peso, etc.) determinaran si es necesario o no realizar nuevos tratamientos.