Skip to main content

Resurfacing

Rejuvenecimiento con láser (resurfacing)

Hay dos tipos de láseres para realizar esta técnica. Los láseres ablativos y los no ablativos. Los primeros quieren decir que necesitan romper las capas más altas (epidermis) para calentar el colágeno dérmico. Los segundos pasan el calor, pero respetando la integridad de la misma. Los primeros son mas agresivos, pero también más eficaces.

Nosotros, desde hace muchos años, venimos utilizando láseres ablativos, concretamente de CO2, para realizar el rejuvenecimiento, tanto facial, como de le cuello o las manos.

Hay dos formas de actuar con este Láser, la clásica o la fraccionada. Con la primera eliminamos toda la piel y parte de la dermis, consiguiendo un tensado magnífico. El inconveniente es que es un procedimiento muy agresivo y precisa de anestesia, por lo que ha sido desplazado por la forma fraccionada. Con esta aplicación solo tratamos parte de la superficie cutánea: 5, 10, 20, 30, 40%…., por lo que se realiza con una crema anestésica y con una recuperación (cicatrización) mucho más rápida, sin apenas abandono de la actividad cotidiana. En este caso necesitamos realizar más de una sesión, para conseguir resultados similares a los de la forma clásica.

Preoperatorio

Después de una valoración previa del tipo de piel y una historia clínica detallada, donde se hace hincapié en si es diabético, la forma de cicatrización y si sufre brotes de herpes. Si esto es así, recomendamos tratamiento antiherpético desde el día antes de la intervención. Igualmente procuraremos un control de la diabetes y estaremos encima valorando la cicatrización por si el paciente hace queloides.

Después de una buena limpieza y desinfección del área a tratar, media hora antes aplicamos una crema anestesia y comenzamos la aplicación del láser, siempre en un ambiente frío, para disminuir las molestias .

Postoperatorio inmediato

Se aplica una crema antibiótica con un antiinflamatorio , así como apósitos fríos.

En el domicilio

Lavados repetidos, con agua y jabón, para eliminar los restos de piel tratada y aplicación frecuente de pomadas grasas, a demanda,  para evitar la sequedad y así favorecer la cicatrización.

Evitar la exposición a la luz UV durante al menos 3 meses.

La cicatrización

La piel, mas oscura, como si se hubiera quemado al sol, se va desprendiendo. Este proceso dura entre 4-7 días, dependiendo de la energía aplicada.

Desde entonces se debe evitar la luz UV (foto protectores) de forma rigurosa.