Skip to main content

Secuelas del acné

El acné tiene dos fases: activo e inactivo. En la primera el dermatólogo realizará un tratamiento completo para eliminar las lesiones elementales (comedón, pápula y pústula) hasta que desaparezcan. Sin embargo, en la fase inactiva, pueden aparecer las secuelas conocidas como cicatrices atrofias u hoyuelos o depresiones que pueden tener un impacto psicosocial importante en el paciente.

Los tratamientos orientados a disimular y/o eliminar estas lesiones son complejos y necesitan de procedimientos más invasivos o agresivos que simples cremas o peelings superficiales. Ya que en el fondo se trata de lesiones profundas.

En ocasiones puede precisar la combinación de varios tratamientos según el tipo de la cicatriz y el color, pudiendo combinar sesiones de IPL junto a láser mixto CO2 e incluso el relleno de algunas cicatrices profundas con acido hialurónico por ejemplo.

El tratamiento mediante IPL se traducirá en una mejoría de la textura pero sobre todo de la típica coloración rojiza que suelen adquirir estas lesiones.

En cambio, el laser fraccionado de CO2 busca provocar una quemadura local controlada que destruye ese punto en concreto, formando posteriormente una herida y costra con la posterior formación de piel nueva. La zona no quemada, será probablemente tratada en una segunda sesión.

laser fraccionado dermatología barcelonaEn este esquema se evidencia las zonas donde impacta luz láser (puntos rojos) donde causará una herida posterior y las zonas blancas respetadas. Por ello tras el tratamiento es habitual cicatrices con esta forma de punteado.

 

El láser de CO2 fraccionado es una de las terapias más efectivas para tratar entre otras cosas las cicatrices atróficas (acné) y en ocasiones hipertróficas (quemaduras, cirugías). Cabe remarcar que, aún tras 3 – 6 meses después del procedimiento, se sigue fabricando colágeno nuevo.