Skip to main content

Terapia Fotodinámica Intralesional

¿Qué es la terapia fotodinámica intralesional?

Es un procedimiento minimamente invasivo, de la que somos descubridores, que aúna tres componentes básicos; una sustancia fotosensibilizante, una lesión a tratar y una luz láser capaz de ser absorvida por la sustancia previametne introducida.

Esta innovadora técnica surgió como variante a la convencional terapia fotodinámica, donde la sustancia fotoactiva se aplicaba en forma de crema y la luz de irradiación es un LED externo no coherente, alcanzando, por esta vía, una penetración de 2mm en la piel, por lo que solo puede ser utilizada para tratar lesiones lesiones superficiales. Con nuestra técnica,  la sustancia sensibilizan y la luz se introducen en el interior de las lesiones,  pudiendo tratar, entonces,  lesiones gruesas y profundas. Otra peculiaridad es que la luz es mucho mas potente, ya que se trata de una luz láser. (630nm.)

Los efectos provocados son la muerte celular directa, además de una respuesta antiinflamatoria y/o inmmune. Es importante destacar que se trata de una técnica muy selectiva, que solo actúa donde existen células dañadas, respetando siempre el tejido sano.

¿Qué se puede tratar con la terapia fotodinámica intralesional?

La técnica permite tratar varias enfermedades dermatológicas de caracter inflamatorio y/o tumoral:

  • HIDRADENITIS SUPURATIVA
  • FISTULAS ANALES
  • CARCINOMA BASOCELULAR Yy OTROS TUMORES CUTÁNEOS.
  • QUISTES MIXOIDES.
  • QUELOIDES

¿En qué consiste el tratamiento?

El procedimiento se realiza, habitualmente, bajo anestesia local, pues es generalmente bien tolerado y se realiza de forma ambulatoria, salvo que por extensión de la enfermedad, localización  o deseo del paciente se precise una anestesia general.

Inicialmente se introduce la sustancia fotosensibilizante (habitualmente 5-ALA 2% gel y/o 5-ALA 1% liofilizado) y se incuba durante dos horas. En este tiempo el paciente puede abandonar la consulta sin inconveniente.

Una vez transcurrido dicho periodo, se procede a la irradiación de la zona con una luz láser que es llevada también al interior de la lesión. La duración del tratamiento esta directamente relacionado con la extensión y tamaño de la lesiones.

CUIDADOS POST- TRATAMIENTO

Tras el tratamiento, el paciente puede seguir una vida normal, sin presentar dolor o con algunas toleradas molestias. Rara vez se precisa tratamiento analgesico.

Las curas posteriores son domiciliarias y sencillas (lavados con agua y jabón y una pomada antiséptica)

Los pacientes serán revisados para valorar la respuesta y/o evolución.

COMPLICACIONES

No se han descrito complicaciones relacionadas directamente con la técnica, aunque si es frecuente que los días posteriores al tratamiento la zona presente ligera rojez, picor y/o inflamación que desaparecerá de forma espontanea.

El número de sesiones dependen de la enfermedad y de la complejidad de la misma. Habitualmente con una sesión en el caso de tumores, fístulas únicas de hidradenitis supurativa y/o quistes mixoides suelen ser suficientes. En cambio en enfermedades complejas y grados avanzados de hidradenitis pueden precisar más de una, notando siempre mejoría desde el inicio del tratamiento.