Skip to main content

Varices

Las variculas son una enfermedad degenerativa y progresiva, generalmente no grave, pero que resultan antiestéticas y pueden causar molestias.

Es importante resaltar que, antes de iniciar cualquier terapia, es preciso consultar con un profesional cualificado, que aconsejará sobre las técnicas más adecuadas en cada caso y las ventajas e inconvenientes de las mismas, así como sus posibles contraindicaciones y/o complicaciones.

¿Como se pueden tratar?

ESCLEROTERAPIA

Es un proceso minimamente invasivo, no quirúrgico, que persigue la atenuación y/o eliminación de las varices pequeñas superficiales, que aparecen en las piernas, cara u otras localizaciones del cuerpo.

El procedimiento de escleroterapia

Consiste en inyectar una solución que se introduce directamente en las venas que desean tratarse. En la preparación, el paciente permanece de pie mientras se marcan los vasos que serán tratados. Con una micro aguja, se inyecta la solución esclerosante, lo cual provoca que ésta se selle. Se pueden aplicar numerosas inyecciones de acuerdo con el tamaño de la zona. No precisa anestesia. En general, el tiempo de tratamiento es de unos 30 minutos. Para lograr los mejores  resultados, generalmente se requiere  dos o más sesiones.

Cuidades post- escleroterapia

Después del tratamiento, se emplean medias y/o vendas de compresión para incrementar la presión y reducir la inflamación de las venas. Las vendas generalmente se pueden quitar después de uno o dos días. Es normal que se produzcan moratones e inflamación. Se recomienda hacer ejercicio moderado y es recomendable que se mantengan las piernas elevadas. Las complicaciones aunque infrecuentes pueden ser formación de coágulos, inflamación cutánea, reacciones alérgicas y cambio en la pigmentación de la piel, que pueden requerir tratamientos adicionales.

Resultados de la escleroterapia

Después de cada sesión de escleroterapia, las venas se irán aclarando en semanas posteriores. La escleroterapia no evita que se formen nuevas venas varicosas, por lo tanto serán necesarios tratamientos posteriores.

 

TRATAMIENTO LÁSER DE VARICES

El láser emite una  luz que va a ser absorbida por un  determinado (color). Las células que tienen ese color, absorben la energía lumínica , se calientan y terminan destruyéndose, sin que esta destrucción afecte a los tejidos circundantes. En las varices lo que se calientan son los glóbulos rojos y, al transmitir ese calor a la pared del vaso, hace que este se cierre.

Este tratamiento puede doler, por lo que generalmente se aplica una crema anestesia y aire frío. Puede haber enrojecimiento e hinchazón de la piel justo después del tratamiento, que desaparece en unas horas.

Como posibles efectos secundarios, aunque infrecuentes, pueden aparecer hiperpigmentaciones postinflmatorias (transitorias) y cicatrices puntiformes, que pueden necesitar un tratamiento posterior. Los tratamiento suelen durar entre 20 y  30 minutos y dependiendo de los casos, son necesarias de 3 a 5 sesiones. Los pacientes pueden volver a sus actividades normales inmediatamente después del tratamiento

Otros tratamientos. Prevención.
Medidas físico-higiénicas

Consisten en la corrección de los factores que dan lugar a la aparición de varices. No curan las varices, pero mejoran los síntomas y evitan el desarrollo de complicaciones. Se debe controlar el sobrepeso y realizar ejercicios que favorezcan el retorno venoso, mediante el desarrollo de la musculatura de las piernas. Es importante la higiene cuidadosa y la hidratación de la piel de las piernas. En la mayoría de los casos es recomendable el uso de medias elásticas de compresión.